Aluvión de conciertos y arte en espacios insospechados para la nueva temporada de Conde Duque | Somos Malasaña

Aluvión de conciertos y arte en espacios insospechados para la nueva temporada de Conde Duque

Instalaciones sonoras en espacios hasta ahora desconocidos y hasta una pista de swing forman parte de la nutridísima programación del centro cultural hasta el mes de junio

Detalle de la obra Semillas, que Jaime Miranda ha colocado en el patio del Conde Duque | SOMOS MALASAÑA

La nueva dirección artística de Conde Duque va cogiendo ritmo y eso se nota en el cada vez más abundante número de propuestas que surgen a medida que avanzan los meses. Si en el periodo de septiembre a fin de año acudieron al centro hasta 74.000 espectadores para disfrutar de propuestas como Garden State, El cielo en el torreón o La ronda nocturna, en esta primera mitad de 2019 el auditorio se ha llenado para el ciclo de Duólogos y sus 300 plazas volverán a quedarse cortas para algunos de los muchos conciertos que se avecinan en el renovado auditorio, que ahora permite a parte del público seguir las actuaciones de pie.

Panda Bear, Marc Ribot, el Niño de Elche, Aitor Etxebarría Ensemble, Laura Gibson, Don The Tiger, William Basinski, Hauschka, Gaye Su Akyol, Ivo Dimchev ó Gabacho Maroc son algunos de los nombres que forman parte de la propuesta musical que se ha agrupado dentro del ciclo Suena Conde Duque, que está sirviendo para programar de modo habitual conciertos a un precio máximo de 18 euros por entrada. Además, el centro cultural acogerá tres festivales:  BlackisBack! (en junio, un clásico de la música negra), Perturbaciones periódicas (en abril, música culta contemporánea, con entrada libre) y Pulso, una convocatoria a proyectos musicales que podrán escucharse en una jornada abierta para profesionales para todos los públicos..

Además, con el objetivo de ampliar el espectro de escucha y también de interacción entre creadoras, creadores y públicos, Conde Duque continúa ofreciendo instancias de diálogo y aprendizaje como masterclasses, talleres periódicos de música y danza y, como novedad este año, un campamento de verano que acercará a los asistentes a la creación musical contemporánea.

La nueva temporada diseñada por Isla Aguilar y Miguel Oyarzun se articula en torno a tres grandes bloques: escena, música e instalaciones, que están en relación directa con las acciones de apoyo a la creación impulsadas a través del programa de artistas asociados, residencias y laboratorios de creación. Todo ello, en paralelo a una amplia oferta de talleres y actividades periódicas, como sesiones de yoga o, como novedad, clases de swing, dirigidas a todos los gustos y edades.

Las artes escénicas como lugar de experimentación

El arte escénico se sitúa como uno de los principales pilares de Conde Duque, entendido como lugar de experimentación, ensayo y juego. En este contexto, el centro pone a disposición de la ciudad un espacio para reflexionar sobre cuestiones que afectan a la sociedad, y a la vez profundizar en nuevas formas de relación y pensamiento. Además de exhibir piezas nacionales e internacionales, en Conde Duque se estrenarán muchos proyectos de producción propia o de co-producción, y se continuarán creando redes locales, nacionales e internacionales para propiciar nuevas oportunidades.

Las propuestas artísticas de esta nueva temporada, para todos los gustos, darán cabida a una amplia diversidad de enfoques y lenguajes ensanchando muchas de las capacidades del espectador como la escucha y la empatía. Vienen representadas en formatos muy diferentes: site specifics, performances, acciones, diálogos, piezas coreográficas y de teatro, paseos, circo, laboratorios con jóvenes artistas y talleres, entre otras, son algunas de las formas de este mosaico tan plural.

De los títulos destacados de los próximos meses, cabría mencionar Trilogía (imperfecta) de la vida, dos espectáculos de teatro contemporáneo del Laboratorio de Acción Escénica Vladimir Tzekov; la performance Cuerpo Gozoso se eleva ligero, de Vicente Arlandis; la pieza de teatro para niños Muckers, de Caroline Horton; Remote Madrid, de la conocida compañía de Rimini Protokoll; o Domestica, la parte final de Lost In The Funhouse, una trilogía sobre los placeres y aburrimientos del S.XXI, de los artistas asociados Sleepwalk Collective.

Esta compañía, Sleepwalk Collective, será también comisaria de No Sleep Till Brexit, We´re still here, un festival de escena contemporánea que coincide con la salida del Reino Unido de la Unión Europea el próximo 28 de marzo. Incluirá conversaciones e instalaciones participativas con las que cruzar fronteras, idiomas y formatos, de la mano de artistas de Reino Unido en colaboración con artistas y participantes de Madrid.

Instalaciones, habitar el espacio

Arquitectura, diseño, artes visuales y arte sonoro son los cuatro ámbitos principales que componen la programación de instalaciones en Conde Duque. A través de una gran variedad de enfoques, esta programación anima al espectador a reflexionar sobre los espacios y las formas.

Entre los principales hitos de este semestre, Conde Duque ha acogido el Madrid Design Festival, que ha acercado el diseño tanto a profesionales como a público general. En el marco de este festival, la instalación Home Urban Home ha levantado un espacio habitable en el Patio Central de Conde Duque, que será reutilizado para dar cobijo a los artistas invitados del centro.

De la mano de ARCOmadrid, que este año tiene a Perú como país invitado, Conde Duque expondrá en las próximas semanas Semillas de Jaime Miranda Bambarén, una instalación de nueve esculturas esféricas de grandes dimensiones, talladas a partir de la madera maciza de raíces de árboles centenarios; y presentará Vídeo-translaciones: miradas x espacios, el trabajo de trece vídeo artistas contemporáneos.

El centro inaugura también El Muro, con Francisco López, un proyecto que acoge piezas de arte sonoro y visual creadas específicamente para ocupar este espacio vertical. Estos trabajos pasarán a formar parte de la primera colección del Centro.

Paralelamente, y con el fin de traer al presente historias de la ciudad de Madrid, Conde Duque presenta en primicia la audioguía sonora “desde, Conde Duque”, creada por la artista Edurne Rubio. Una pieza con auriculares que invita a recorrer el Centro, su memoria, y las distintas historias que en él han tenido lugar.

Continúan las residencias, laboratorios y talleres

Durante el 2018, Conde Duque arrancó una de sus líneas de apoyo a la creación con tres ámbitos claros de acción: las residencias, centradas en respaldar la creación artística; los laboratorios, enfocados a la formación de grupos que trabajan en la investigación escénica; y los talleres, que potencian la imaginación e inter­cambio colectivo.

En este contexto, además lanzar la primera convocatoria de residencias de jazz y de artes escénicas, con 300 propuestas recibidas, Conde Duque ha desarrollado A gatas, un proyecto en colaboración con la RESAD y el Teatro de La Abadía de 12 residencias de investigación y creación, que ha recibido más de 400 candidaturas.

Para­lelamente, los laboratorios Aves Migratorias de Madrid, dirigido a jóvenes de entre 18 y 25 años que muestren interés en la creación escénica, y Generación Global, un laboratorio de teatro comunitario para jóvenes de entre 14 y 18 años de diferentes orígenes en colaboración con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), continúan su an­dadura en este semestre. Cierran este eje de trabajo los laboratorios y encuentros de danza guiados por Poliana Lima.

En cuanto a los talleres, la temporada se ha abierto de la mano de Vicente Arlandis, con Siete maneras de hacer el idiota, y la Societat Doctor Alonso, con El desenterrador. Además, bajo el paragüas de Sound It Yourself Conde Duque propone varias actividades, masterclasses y como novedad un campamento de verano para fomentar la creación musical entre los más jóvenes.

Completan esta sección otros tres proyectos, también para los más pequeños: Levadura, un programa de residencias de creadores en escue­las de primaria; La Casa del Vacío, talleres dirigidos a familias que vinculan la música y la arquitectura; y Made by kids, un proyecto que pone a los más pequeños al frente de la creación.

Actividades periódicas: yoga, swing y visitas guiadas

En paralelo a toda esta programación, Conde Duque mantiene su oferta de actividades periódicas, entre las que se encuentran las visitas guiadas al centro y las clases de yoga, en colaboración con la Embajada de la India y varias escuelas de la ciudad.

Por primera vez este año, el centro organizará además desde abril Conde Duque Swing, junto con la asociación MAD for Swing, una serie de sesiones abiertas de swing que comenzarán con una clase gratuita y posterior sesión de baile.