Aquel terrorista fascista y asesino que te pudo servir una pizza | Somos Malasaña

Aquel terrorista fascista y asesino que te pudo servir una pizza

Una pizzería de la calle Marqués de Leganés sirvió a finales de los setenta como tapadera y método de financiación de un grupo de fascistas italianos involucrados en diferentes crímenes durante la Transición.

Los carlistas rechazan con bastones a los grupos fascistas junto al monasterio de Irache. | Foto del archivo del PC, eb https://www.cuartopoder.es/

Uno entra a una pizzería en el centro de la ciudad, comenta la cotidianidad con su acompañante y, con la misma natural ligereza, sale caminando, tras dejar los bordes tostados en el plato, por la Gran Vía. Un accidente insignificante del día difícil de recordar pocas fechas después. Cómo iba a saber ese uno que aquella comida había sido amasada por un fascista con las manos manchadas de sangre; que el simpático camarero –probablemente se había comentado que el restaurante era de “auténticos italianos”– conversaba con un policía corrupto, o que el hombre con el que se cruzó en la puerta a la salida era miembro de un sólido conglomerado internacional de terroristas de extrema derecha.

Esta escena imaginada pudo repetirse en verdad cientos de veces a finales de los setenta en la calle Marqués de Leganés, donde hoy podemos tomar unas copas en el Morocco o asistir a una charla de Ecologistas en Acción.

Poco antes, en 1973, algunos fascistas italianos huidos de la justicia de su país habían llegado a Barcelona con el apoyo de los falangistas Alberto Rayuela (en cuyo piso se alojaron), Luis Antonio García Rodríguez y otros miembros de la Guardia de Franco. Tras pisar la Ciudad Condal en diferentes oleadas, los italianos se fueron a Madrid. El primer “cuartel general” de la llamada Avanguardia Nazionale en la capital fue un piso en la calle Valmayor, cerca de Antonio López, y para obtener financiación decidieron montar una pizzería en un local alquilado en el número 6 de la calle Marqués de Leganés, justo detrás de la Gran Vía.

Stefano della Chiaie en el centro con bigote en Montejurra

Aquella pizzería se llamó El Appuntamento (la cita), y fue acondicionada por los mismos terroristas, que además hacían y servían las pizzas. El jefe del grupo era Stefano Delle Chiaie, aunque el negocio figuraba a nombre de un ultra español (José Luis Clemente de Antonio).

A partir de ese momento, el restaurante se convirtió en uno de los centros de reunión más vivos de la extrema derecha española e italiana y cantera para los servicios secretos españoles y policías afectos al régimen del momento –como la Brigada Político Social–, cuya relación con la extrema derecha en aquellos años es bien conocida.

Entre el grupo de italianos figuraban nombres como Giuseppe Calzona, el mencionado Stefano della Chiae, Cicuttini o Carnasi. Por el local pasaron también destacados miembros del fascismo internacional, como Jean-Pierre Cherid, cuyos nombres se verían implicados en los sucesos de Montejurra (1976), el atentado contra la revista satírica El Papus (1977), el asesinato de los abogados laboralistas de Atocha el mismo año (si bien no se conoce la participación segura de ningún miembro del grupo italiano, las conexiones personales son claras y hay informes que sitúan a Carlo Cicuttini en el ajo), o la guerra sucia contra ETA, ya bien metidos en la década de los ochenta.

Según declaró en 1987 al periódico El País Stefano Delle Chiaie –cuya foto en Montejura es muy conocida–, su grupo gozó de buenas conexiones y apoyo institucional “pero en 1977 la policía franquista inició nuestra persecución”. Es en ese momento cuando el italiano se traslada a Argentina. En Sudamérica es también un personaje tristemente conocido: trabajó para la DINA de Augusto Pinochet en Chile, la Triple A en Argentina y colaboró con la dictadura de Hugo Banzer Suárez en Bolivia.

La llamada estrategia de la tensión se había ensayado primero en Italia y, cuando llegó aquí, nuestra extrema derecha contó con colaboradores directamente importados del país mediterráneo. Poco podía uno imaginarlo mientras paladeaba aquella pizza.

PARA SABER MÁS:
GRIMALDOS, Alfredo. La CIA en España. Madrid, Debate, 2006.
SOLER, Mariano Sánchez; MONTALBÁN, Manuel Vázquez. Los hijos del 20-N: historia violenta del fascismo español. Ediciones Temas de Hoy, 1993