Capitán Malasaña: cómo protestar contra la degradación del barrio con ingenio | Somos Malasaña

Capitán Malasaña: cómo protestar contra la degradación del barrio con ingenio

Exigir soluciones a muchos de los problemas que tiene Malasaña a través de carteles, esa es la misión de Alberto García, nombre de civil de un 'Capitán Malasaña' que desde su cuenta en instagram agita el vecindario

Montaje alegórico de la reunión de SOS Malasaña con Manuela Carmena | CAPITÁN MALASAÑA

Instagram no es sólo una red social para narcisistas ni sólo un escaparate para restaurantes, tiendas y artistas de diferentes disciplinas. Hay quien la emplea como elemento de lucha. En Malasaña tenemos algún que otro buen ejemplo de ello: si en su día hablamos de la cuenta en esta red @lo_que_irene_ve, hoy toca hablar de @capitan_malasana, donde se denuncia de una manera muy visual y divertida algunos de los más graves y recurrentes problemas que afectan a la zona. Detrás de ella está Alberto García, un vecino que lleva 26 años viviendo en el barrio y que es también el responsable de cartelería de la plataforma ciudadana SOS Malasaña, movimiento que surge con la intención de frenar la degradación que viene sufriendo la zona y que ha conseguido que Manuela Carmena se comprometa con la puesta en marcha de un paquete especial de medidas destinado a atajar sus diversos problemas.

SOMOS MALASAÑA (SM): Hay otras formas de protestar, pero tú eliges abrir una cuenta en instagram y crearte el alter ego de Capitán Malasaña para luchar contra la degradación del barrio a través de la producción de carteles de denuncia. ¿Cómo surge esa idea?

CAPITÁN MALASAÑA (CM): Mi relación con SOS Malasaña es la de un vecino más preocupado por la degradación del barrio. Los conocí en una reunión en la plaza del Dos de Mayo y hablé con ellos para hacer los carteles de las convocatorias de esas asambleas. Al hacer esos carteles iba produciendo al tiempo otros más que simplemente guardaba. Un día leí una entrevista a @lo_que_irene_ve en Somos Malasaña sobre su labor en instagram de denuncia de la ‘cara B’ de Malasaña, esa que nunca nos muestran, y me animé a utilizar el mismo medio, con el mismo fin, pero con un formato diferente. Se puede decir que Irene es, en cierta manera, mi madrina y la culpable de que sufran también mi presencia en instragram, y lo más divertido de todo, es que sin conocernos físicamente, algunas veces colaboramos en la publicación de algún post. Lo de llamarme Capitán Malasaña fue casualidad: un día me dio por manipular una imagen del Capitán América y el pobre hombre se quedó como Capitán Malasaña. Si me preguntas qué piensa de esto Marvel, ya te digo que no lo sé.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¡Carmena… te has pasado! . . .

Una publicación compartida de 🌟”Capitán Malasaña”🌟 (@capitan_malasana) el


SM: Recurres a referencias de películas y de cómics para crear tus carteles de protesta…
CM: Tiro de todo lo que puedo, me da igual lo que se cruce por mi camino si me sirve. La forma de trabajar no tiene misterio: paseo por el barrio, hago fotografías con móvil, voy dándole vueltas en la cabeza al cartel, pienso en los textos y me voy a casa. Una vez allí, busco en la Red fotos, logos, dibujos, letras, carteles, etc. y lo monto todo con Photoshop; aplico colores, texturas, filtros, transparencias, tipografía y, una vez terminado el trabajo, lo subo a Instagram, lo tiro a la papelera del ordenador si no me convence, o lo dejo en stand by a la espera de una mejor inspiración. Mi trabajo de original tiene poco. La mayoría son remiendoscollage que mola más. Mi inspiración está al 100% en Malasaña, por desgracia, en su lado más oscuro. Ya tiene narices querer ser un influencer de esa faceta del barrio, pero lo mío es ir siempre a contracorriente. Es muy divertido y molesta más, incluso el Capitán podría abrir franquicia en otros barrios.

SM: Tu trabajo es constante, haces casi un cartel por día…
CM: Tengo mucha munición guardada. Aún así, he decidido publicar un solo post al día y descansar los miércoles y domingos. La verdad es que soy muy anárquico. Si la ocasión lo pide voy y publico más de un post y me salto mis propios días de descanso. Soy poco serio en esto… En lo demás, también.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Vives en un barrio olímpico… y también lo sabes. . . .

Una publicación compartida de 🌟”Capitán Malasaña”🌟 (@capitan_malasana) el

SM: ¿Hasta cuándo seguirás haciéndolo?
CM: Como se dice, esa es la pregunta del millón. Pues hasta que esto se arregle o hasta que se me agoten las ideas. Por desgracia, puede ser más fácil lo segundo que lo primero.

SM: ¿Cómo reaccionan los vecinos ante tus carteles?
CM: Con el poquito tiempo que llevo, gusta a la gente, les hace reír, pensar y cabrearse. Esa es la idea. Hay otro sector que se siente ofendido por mis carteles, como los chicos malos del botellón, del grafitti, los lateros, los establecimientos que venden alcohol las 24 horas, algunos garitos, los que tienen o gestionan pisos turísticos y los que consiguen licencias de bar de manera sospechosa. Pero los más malos son los de arriba, que llevan 40 años permitiendo en este barrio la dictadura del botellón, el ruido, la suciedad, las pintadas… y ahora también la de los pisos turísticos. Esos sí que son los malos de verdad… y lo saben.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

En Malasaña, no nos quitamos nunca “El Año del Cerdo”. . . .

Una publicación compartida de 🌟”Capitán Malasaña”🌟 (@capitan_malasana) el

SM: La imagen es poderosa…
CM: Para SOS Malasaña comencé haciendo carteles de convocatorias sencillos, en blanco y negro, raramente alguno en color y todos fotocopiados. Cada vecino imprime los carteles donde puede y como puede, lo paga de su propio bolsillo y con sus propias manos se va a pegarlos por el barrio. Todo es muy artesanal, sin conservantes ni colorantes. Si tuviéramos dinero y más tiempo, te puedo asegurar que Carmena iba gritar: “¡Basta ya con los carteles, el botellón se ha terminado de verdad. No hace falta comisionado!”

SM: ¿Cómo te has tomado el anuncio de medidas extraordinarias para el barrio hecho por Carmena tras la reunión con SOS Malasaña, entre ellas la de la creación del comisionado al que hacías referencia?
CM: La idea del Comisionado me ha gustado e ilusionado, eso que una señora pueda conseguir en tres meses  (antes de las elecciones) lo que este Ayuntamiento no ha conseguido en cuatro años, y otros partidos políticos tampoco en 40, me parece como hacer magia. Debe de tener súper poderes, le envía Marvel o viene del espacio exterior. Pero yo confío en él o en ella. Soy muy crédulo, todo hay que decirlo. Soy política y socialmente muy incorrecto para manifestar mis ideas. Además, las pocas veces que me he reunido con algún político me ha costado mucho aguantarme la risa.

SM: ¿Te dedicas profesionalmente al mundo de la edición gráfica?
CM:
Me dedicaba a él cuando el mundo era más joven y yo también. Ya sabéis la historia, te haces emprendedor (que te lo venden pero bien vendido) y al final te pasas más tiempo reclamando facturas, pagando facturas y mirando angustiado la cuenta de resultados. No podía ser, era igual de malo que el botellón. Lo dejé todo y busqué otro trabajo, uno de los de ahora, con el salario de un mileurista de hace 15 años.