Casa de México, el edificio que pudo ser una escuela… o el Patio Maravillas | Somos Malasaña

Casa de México, el edificio que pudo ser una escuela… o el Patio Maravillas

El movimiento social llegó a visitar dos veces el espacio, antes de que Manuela Carmena vetara la cesión para apostar por un proyecto personal: el de traer a Madrid la sede cultural mexicana

Sala interior de la Casa de México | RAQUEL ANGULO

Este lunes, la alcaldesa Manuela Carmena inauguró la Casa de México en España en el número 20 de la calle Alberto Aguilera. Aunque en la apertura se encontraban importantes cargos públicos como el ministro de Exteriores, Josep Borrell, fue ella quien primero cortó la cinta. Tal vez porque a ella y a su empeño personal le debe el país azteca la cesión de este edificio durante al menos 25 años para desarrollar su actividad.

Carmena tenía claro que este lugar era perfecto para albergar la sede mexicana, una deuda que España tenía con el país latinoamericano, desde 2002, cuando se firmó un acuerdo que acabó con un edificio similar dedicado a la cultura española en el DF. Por eso descartó las dos novias que, al inicio de su mandato, le habían salido al edificio: una escuela de música y danza y el Patio Maravillas.

Carmena, en la inauguración de la Casa de México | AYUNTAMIENTO DE MADRID

El primero era un proyecto reclamado desde hacía años por la asociación de vecinos El Organillo y estaba apoyado por el PSOE: se trataba de establecer en Alberto Aguilera 20 una Escuela Municipal de Música y Danza para paliar el déficit de dotaciones de este tipo en el distrito de Chamberí.

El segundo era el más espinoso a nivel interno en el Ayuntamiento: la cesión al Patio Maravillas, el movimiento social que durante años ha estado ofreciendo espacios públicos y actividades sociales en un barrio sin dotaciones como Malasaña mediante la okupación de edificios sin uso. Es verano de 2015 y una parte de Ahora Madrid -varios concejales incluidos- apoya la cesión como parte del reconocimiento a un movimiento con gran influencia dentro del nuevo equipo municipal.

El Patio Maravillas llega a visitar dos veces Alberto Aguilera 20. El lugar se ajusta a sus pretensiones y vota, en una asamblea, trasladar su sede a este lugar, un espacio que ya había sido okupado brevemente en el año 2011 durante la semana de Rompamos el Silencio, cuando se hablaba de que podría albergar la Casa de Portugal.

Miembros del Patio Maravillas, en Alberto Aguilera 20 | FOTO: PATIO MARAVILLAS

Pero los partidos de la oposición empiezan a utilizar las deferencias del Ayuntamiento con el Patio como arma arrojadiza contra Carmena. Y el nombre del Patio Maravillas escuece a la alcaldesa cada vez que se nombra y su defensa de postulados fuera de la ley termina por hacer que el entorno de la exjueza acabe vetando la cesión, tanto de la futura Casa de México como de otro espacio vacío en el Centro Cultural Conde Duque: “Llegó un momento en el que nos daban directamente las llaves del Conde Duque”, explicaban fuentes del Patio a Somos Malasaña dos años después de ese momento.

“El día que nos desalojan nos dicen que dejamos de ser una prioridad”, recordaban desde el Patio Maravillas, que el mismo día que son echados de su última sede se reúnen con responsables municipales para analizar la situación. Es el principio de una serie de declaraciones altisonantes, cruce de acusaciones y de fuego amigo que se irán sucediendo durante meses entre miembros de este colectivo y el Ayuntamiento, Carmena incluida.

Hoy, el Patio Maravillas no existe. Se disolvió hace un año, en su décimo aniversario, para multiplicarse en otros proyectos como La Ingobernable, o para que sus miembros pudieran integrarse en las instituciones (incluido el propio Ayuntamiento) sin ningún ruido mediático. Mientras, en el exterior de Alberto Aguilera 20 llaman la atención las guirnaldas y las calaveras de Casa de México. Dentro, su directora dedica las mejores palabras a Carmena, por su intercesión: “Esto no hubiera sido posible sin la alcaldesa. Los mexicanos nunca dejaremos de estarle agradecidos”, dice Ximena.

La nueva vida de Alberto Aguilera 20 arranca este martes con una jornada de puertas abiertas y actividades gratuitas. Situada en la frontera norte entre Malasaña y Chamberí, la nueva Casa de México ofrece 2.700 metros cuadrados en los que podemos encontrar una librería, una sala de proyecciones, un espacio de ‘coworking’, un espectacular espacio expositivo y estancias dedicadas a la venta de artesanía mexicana y a la restauración.

Más información:

A %d blogueros les gusta esto: