Comisionada de Malasaña: «Hay que ser implacable con el botellón, vamos a terminar con él» | Somos Malasaña

Comisionada de Malasaña: «Hay que ser implacable con el botellón, vamos a terminar con él»

La Policía intensificará inspecciones y sanciones en Malasaña desde el próximo fin de semana, con especial atención al control del consumo y venta de alcohol en las calles. Coordinados por un inspector, agentes uniformados y de la secreta saldrán a la caza de infractores

Mar Barberán, Comisionada de Malasaña, dialoga con un vecino | SOMOS MALASAÑA

Mar Barberán, recién nombrada Comisionada de Malasaña por Manuela Carmena, ha tenido su primera reunión en abierto con los vecinos del barrio de Universidad. La cita fue en Conde Duque y a ella asistieron cerca de medio centenar de personas, en su mayoría miembros de la activa plataforma ciudadana SOS Malasaña.

Tras presentarse al vecindario y explicar que su misión es la de detectar y recoger los problemas y necesidades de vecinos y comerciantes de la zona para coordinar y dar una respuesta ágil y efectiva a los mismos, Barberán dejó muy clara su hoja de ruta y anunció las primeras y más urgentes acciones que se van a empezar a aplicar este mismo fin de semana para tratar de mejorar la habitabilidad del barrio.

«Hay que ser implacable con el botellón. Vamos a terminar con él», declaró la comisionada tras una pregunta. Además de que consumir alcohol en la calle está prohibido, para la comisionada el botellón da pie a otros muchos de los problemas de los que se quejan los vecinos del barrio, como suciedad, ruido y lateros. La gravedad del asunto ha podido ser ya comprobada en persona por la representante de la alcaldesa que, incluso, días antes de que se hiciera oficial su nombramiento ya se había pateado la noche del fin de semana en Malasaña, en la que confiesa haberse tropezado con un vendedor de alcohol tras otro.

«Siento que hayamos llegado a este punto dramático en la zona para actuar, pero creo que aún estamos a tiempo de encontrar soluciones», declaró ante los vecinos pidiendo perdón en su condición de trabajador público y admitiendo que no fue hasta la reunión mantenida por SOS Malasaña con la alcaldesa cuando ésta comprendió la verdadera dimensión de la gravedad de lo que, en múltiples sentidos, estaban sufriendo los vecinos de Universidad.

Vista general del encuentro vecinal con Mar Barberán, acompañada en la mesa por Jordi Gordon, portavoz de SOS Malasaña y presidente de ACIBU | SOMOS MALASAÑA

Plan de intervención policial para Malasaña

Desde este próximo fin de semana un inspector de policía específico para Malasaña marcará las pautas de un plan de intervención que ejecutarán sus subordinados y que actuará especialmente en temas como el consumo de alcohol en la calle, el control de la venta ilegal de alcohol tanto en la vía pública como en comercios, las meadas o las pintadas en las paredes. Barberán aboga por las multas para disuadir a los infractores: «Cuando a alguien le pidan 751€ por micción en la calle y entre 100€ y 600€ por beber en ella se lo va a pensar dos veces».

«Me he reunido ya con la policía del distrito con el fin de que el operativo especial comience cuanto antes y tengo su compromiso de que se van a intensificar inspecciones y sanciones desde este mismo fin de semana», indica la comisionada que, a modo de advertencia, insiste en señalar que habrá tanto agentes uniformados como policía secreta actuando en las calles del barrio.

Sólo después de mostrarse contundente aclaró que el ayuntamiento no es que quiera «estar con el hacha levantada todo el rato» ni convertir el barrio en un lugar de fuerte presencia policial, habló también de concienciación y de convivencia, pero sí que dejó ver que lo primero ha de ser aplicación de disciplina. Ni rastro de ese discurso de Carmena de principio de legislatura en el que la alcaldesa se declaraba más partidaria de educar que de sancionar.

«Malasaña va a ser una prioridad»

A primera hora de la mañana de mañana, viernes, la alcaldesa Manuela Carmena estará despachando sobre Malasaña con los directores generales de las distintas áreas del Ayuntamiento. A todos ellos les pedirá un esfuerzo especial para actuar sobre todo tipo de asunto que afecte a Universidad. «La consigna es clara: Malasaña va a ser una prioridad», indica Barberán, quien recomienda a todos los vecinos que cuando planteen cualquier tipo de aviso a través de la línea municipal del 010, o a través de la web de este servicio, que digan o escriban en primer lugar la palabra «Malasaña», porque el sistema informático priorizará esas quejas sobre otras, para que las que afectan al barrio sean las que se atiendan en primer lugar.

La comisionada anunció también que cada semana las distintas direcciones generales le enviarán un informe en el que reflejarán todas las acciones que hayan realizado en el barrio en ese tiempo para hacer un seguimiento al plan especial que se ha puesto en marcha.

Problemas de limpieza, temas de movilidad y reasfaltado de calles, pisos turísticos, licencias de establecimientos hosteleros… En la reunión de Barberán con los vecinos hubo tiempo para abordar múltiples asuntos que preocupan a los habitantes de Malasaña y se dio un correo electrónico en el que cualquier persona podrá contactar directamente con la comisionada: comisionadomalasana@madrid.es. Animó Barberán a hacerlo y prometió tratar de solucionar los problemas que se le expongan haciéndolos llegar al área correspondiente.

Tras atender las urgencias, la comisionada expuso que la idea del Consistorio es que el plan de choque especial que se está aplicando ya sobre la zona se convierta en algo que siga en el tiempo y que se encargue de otros muchos asuntos.

Paralelamente a todo esto, el Ayuntamiento también se ha reunido ya con la mayoría de las asociaciones de comerciantes de la zona para abordar distintos estímulos y ayudas al pequeño comercio local. Con quien no se ha visto todavía es con los hosteleros de Malasaña (AHM), que andan revueltos y se han reunido este miércoles para aunar peticiones que harán llegar a Carmena y a Barberán, o viceversa.

Barberán será, sin duda, una de las mujeres más solicitadas de Malasaña en las próximas fechas y andará «a diario por el barrio en horarios distintos» tratando de analizar y comprender la realidad de unos vecinos que le exigen soluciones inmediatas.