La Comunidad permitirá conciertos acústicos en los bares de copas | Somos Malasaña

La Comunidad permitirá conciertos acústicos en los bares de copas

Todas las actuaciones acabarán a las 23.00 como máximo y el local deberá estar insonorizado

Una de las reivindicaciones históricas de los bares de Malasaña, la de poder acoger conciertos de pequeño formato, está a punto de ver la luz en Madrid. La Comunidad de Madrid aprobará en las próximas semanas varios cambios en el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas, Establecimientos, Locales e Instalaciones, entre los que se incluye la aparición de una nueva categoría: la de Bar de copas con actuación musical en directo.

Los locales con esta denominación podrán organizar “actividades de interés y promoción cultural de grupos o interpretes musicales, siempre que finalicen antes de las 23.00 horas y no tengan sistema de amplificación o reproducción sonora o audiovisual”. Es decir, conciertos acústicos durante el día y primera hora de la noche. Para poder hacerlo, la norma exige que estén “debidamente insonorizados, evitando perturbar el entorno medioambiental”.

El cambio legislativo ha sido bien recibido por hosteleros y también por el Ayuntamiento de Madrid, que no ha presentado alegaciones sobre este punto de la norma. Pero está por ver todavía la aplicación y qué tipo de bares podrán acogerse a ofrecer los conciertos. “Hasta que no lo veamos sobre el papel, es difícil de valorar, pero hay esperanza porque está muy bien que se muevan”, explica a Somos Malasaña Adrián López, socio del Picnic Bar y miembro de la Asociación de Hosteleros de Malasaña (AHM).

El Picnic lleva pidiendo desde su apertura -acaba de cumplir diez años- poder organizar conciertos. En su caso, cuenta con un escenario perfecto para hacerlo en su planta sótano, con posibilidad de backstage para los artistas. Pero aún no sabe si con el cambio legislativo podrá programar actuaciones y en qué condiciones, como si se podrá cobrar entrada. “De momento los hosteleros nos tomamos el cambio con prudencia y esperamos a la aprobación”, dice Adrián.

También recela de las implicaciones que tendrá la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), vigente en la mayor parte de Malasaña, sobre la posibilidad de pedir un cambio de categoría a la nueva de Bar de copas con actuación musical. “Se puede dar la paradoja de que un bar de copas pequeño pueda organizar conciertos pese a no tener escenario ni condiciones para albergar a artistas, y otro tipo de bares con mejores condiciones pero con otra licencia no puedan hacerlo. Habría que estudiar caso por caso”, sugiere.

La ambientación musical, en el aire

Otra de las modificaciones de mayor calado que prevé la Comunidad de Madrid es la de la generalización del hilo musical: se permitirá la “ambientación musical” en todos los locales de hostelería, aspecto que actualmente está muy limitado en Madrid. Lo hace para permitir la “a los asistentes al establecimiento poder disfrutar de una actividad que sirva de personalización de la oferta de negocio”.

Este es el punto más polémico con el Ayuntamiento de Madrid, que ha presentado alegaciones para que se aclare mejor este punto: “Esto podría tener gran influencia sobre la tranquilidad vecinal, por lo que resulta imprescindible definir qué se entiende por ambientación musical”, explica el consistorio, que además sugiere una reforma en la Ley de Espectáculos regional.

Además, el Ayuntamiento reclama al gobierno regional que incluya en el texto legal “qué se entiende por barra de degustación“, cuya actividad fuera de la hostelería prohibió en el mes de septiembre y solicita también “más competencias a los municipios en régimen sancionador y disciplina urbanística”.

Las Asociaciones de Vecinos de Centro, en contra

La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos Madrid Centro ha calificado de “salvaje desregulación de la hostelería en Madrid”, en referencia a la totalidad de las modificaciones que estudia realizar la Comunidad de Madrid en el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas, Establecimientos, Locales e Instalaciones. Acusan al presidente Garrido de plegarse a la presión del lobby hostelero. “Asume la mayoría de peticiones de los principales lobbies de la hostelería de Madrid y ni una sola propuesta de las asociaciones vecinales del centro de Madrid. Es curioso como esta modificación legal se hace sin estudio económico, ambiental o de cualquier tipo sobre su impacto; esos mismos estudios que estas organizaciones le reclaman al ayuntamiento de Madrid para la puesta en marcha de Madrid Central”.

De aprobarse finalmente los cambios, tal y como están planteados, creen que “a buen seguro incrementarán exponencialmente ruidos y molestias en los domicilios de los vecinos y más problemas generalizados de convivencia en las calles; principalmente en Madrid, y en especial en las zonas menos saturadas de Chamberí o Salamanca que, a buen seguro, empezarán a ser colonizadas por estas actividades”.

Más información:

A %d blogueros les gusta esto: