Coto al coladero de las barras de degustación que ejercen como locales de hostelería | Somos Malasaña

Coto al coladero de las barras de degustación que ejercen como locales de hostelería

La Comunidad de Madrid da la razón a hosteleros y vecinos que denuncian a locales con licencia de barra de degustación que, en la práctica, se han convertido en bares y restaurantes. Les exigirá licencia de hostelería, lo que debería desencadenar el cierre de muchos de ellos en zonas como Malasaña, donde la ZPAE prohíbe la apertura de este tipo de establecimientos

Establecimiento con licencia de barra de degustación que ejerce en realidad como cafetería

La Comunidad de Madrid ha dado la razón a vecinos de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos y hosteleros de La Viña que en el mes de abril elaboraron un informe jurídico sobre las llamadas “barras de degustación”, una figura que en la práctica permitía convertir en negocios de hostelería encubiertos despachos de pan u otro tipo de negocios que en ningún caso pueden operar como bares, restaurantes o cafeterías sin su correspondiente licencia. De este modo, la Dirección General de Seguridad, órgano competente en materia de espectáculos y actividades recreativas, reconoce en un escrito que los negocios que actualmente venden bebida y comida bajo el epígrafe de “barra de degustación” suponen una competencia desleal para los bares y restaurantes que funcionan legalmente y que deberán obtener una licencia de hostelería si quieren seguir haciéndolo.

La práctica de abrir un negocio con una simple declaración de actividad y bajo el escudo de “barra de degustación” ha sido especialmente habitual en zonas como Malasaña, donde la mayoría de sus calles son Zonas de Protección Acústica Especial (ZPAE) y rige en ellas la prohibición de apertura de nuevos establecimientos de hostelería. Este resquicio legal se había convertido en un auténtico coladero mediante el que sortear la prohibición.

Para el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, el reconomiento a su reclamación efectuado por la Comunidad de Madrid “es una gran noticia para los barrios de la almendra central de Madrid, que ven cómo crece sin freno la industria turística a costa de la desaparición del comercio tradicional, con la consiguiente expulsión del vecindario que, harto de ruidos, falta de oferta de comercio de proximidad y precios impagables de sus viviendas, abandona sus barrios”, según declaraciones recogidas por el diario El País.

En cualquier caso, es el Ayuntamiento de Madrid quien debe hacer cumplir las normas y actuar mediante inspecciones en establecimientos con licencia de comercio minorista que desarrollan actividades hosteleras en áreas calificadas como ZPAE. Según el periódico de PRISA, desde Urbanismo aseguran que aún no han recibido comunicación alguna al respecto por parte de la Comunidad de Madrid y esperarán a obtenerla para valorar la noticia.

Según Jordi Gordon, miembro de la Asamblea Ciudadana de Universidad (ACIBU) y portavoz de la Coordinadora de Vecinos de Centro, en Malasaña hay denunciados varios locales por este motivo, contra los que espera que se pueda actuar con mayor celeridad y contundencia tras el respaldo recibido por parte de la Comunidad.