primer periódico hiperlocal español | año VIII | 18 de junio de 2018

El efecto disuasorio de los alcorques ajardinados

Calle del Dos de Mayo: alcorque ajardinado, alcorque ajardinado y alcorque vacío convertido en un vertedero por obra y gracia del incívico comportamiento de algunos vecinos, a los que los Reyes Magos a buen seguro les habrán traido un buen trozo de carbón.

Alcorques de la calle Dos de Mayo | Foto: Somos Malasaña

En el pequeño tramo de la calle del Dos de Mayo delimitado por San Vicente Ferrer y Palma hay siete alcorques sin árboles. Hace unos días, gracias a un proyecto presentado a los Presupuestos Participativos 2016 del Ayuntamiento (#TuBarrioSePlanta, impulsado por Somos Malasaña), en dos de ellos se crearon pequeños jardines. El pasado martes, recorriendo la citada vía dirección norte podíamos encontrarnos con la estampa que abre este artículo: alcorque intervenido, alcorque intervenido y gigantesco montón de basura sobre el siguiente alcorque, en el que, por supuesto, debería de haber un árbol, pero donde ni hay árbol ni mini jardín. ¿Alguien duda del efecto disuasorio del ajardinamiento de estos espacios y de lo beneficiosos que son para el barrio?

El dinero municipal de los Presupuestos Participativos dio para hacer reverdecer sólo 20 alcorques en todo Malasaña pero, tal y como os mostramos en el tutorial que publicamos en la última semana del año, también alcanzó para realizar unos talleres en los que se enseñaba a crear esos jardines por cuenta propia, con el implícito visto bueno del Ayuntamiento.

En otro orden de cosas, el pasado 20 de diciembre, en un artículo en el que este periódico daba fe del creciente número de alcorques sin árbol que había en Malasaña, apuntábamos que en la calle Dos de Mayo sólo quedaba un árbol en su sitio, pero que dada la inclinación que presentaba temíamos por su futuro. Ese árbol no ha visto llegar 2018 y no se espera la llegada de un sustituto, al menos a corto plazo.

A la izquierda, el único árbol que quedaba en pie en la calle Dos de Mayo. A la derecha, lo que queda de él

Publicado por

El efecto disuasorio de los alcorques ajardinados

9:13