Esperanza Aguirre, la primera en estrenar los nuevos bancos de Gran Vía | Somos Malasaña

Esperanza Aguirre, la primera en estrenar los nuevos bancos de Gran Vía

Los asientos, elegidos en una votación popular hace un año, han sido colocados cerca del cruce con Alcalá

Esperanza Aguirre, sentada en los nuevos bancos de la Gran Vía | @JOSEMANUEL_CO

La reforma de Gran Vía está casi lista. Los operarios de la empresa Ortiz, contrata que ha desarrollado las obras, ultiman estos días los últimos detalles antes de la inauguración del viernes. Entre ellos, el de los bancos que fueron elegidos por votación popular hace un año y que se instalan por primera vez en las aceras de Madrid con este proyecto.

Lo que casi nadie esperaba es que la primera persona en sentarse en estos nuevos bancos fuera una de las expolíticas madrileñas más conocidas, Esperanza Aguirre, que este lunes paseaba por la avenida, casi en el cruce con Alcalá, y se ha lanzado a probarlos, como se puede observar en la imagen que ilustra estas líneas y que ha sido publicada en Twitter con tono irónico por el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Aguirre no ha esperado ni a que los operarios terminaran de fijar el banco para estrenarlo y ha hecho uso de un diseño de Marcos Palazuelo que combina una adaptación del banco clásico, de madera y soportes metálicos, pero con mayor superficie y diferentes formas, que permiten la utilización de esta estructura de modo muy versátil.

Los nuevos bancos de la Gran Vía cuentan con respaldo y apoyabrazos y se dividen en tres piezas que se pueden combinar siguiendo varios modelos. De momento han sido instalados en el inicio de la calle, donde con la ampliación de aceras se ha creado una plazuela de notables dimensiones, en la que -además de los bancos- se han plantado algunos árboles.

Esperanza Aguirre se muestra en la imagen mucho más relajada que durante su última aparición pública en Gran Vía, en diciembre del año 2016, cuando acudió para denunciar las vallas de obra instaladas por el Ayuntamiento y quejarse por los cortes al tráfico privado.