Cuenta atrás para Madrid Central bajo la amenaza de los tribunales | Somos Malasaña

Cuenta atrás para Madrid Central bajo la amenaza de los tribunales

El Ayuntamiento aprueba oficialmente su área restringida de bajas emisiones, que entrará en vigor el 30 de noviembre, con la amenaza de demandas judiciales por parte de ayuntamientos, empresarios y la Comunidad de Madrid

Cartel de acceso a Madrid Central junto a Cibeles | SOMOS MALASAÑA

Cuando quedan 31 días para su puesta en marcha, el Ayuntamiento de Madrid ha aprobado oficialmente la primera gran área de bajas emisiones de la capital. Lo ha hecho en una Junta de Gobierno extraordinaria después de que la semana pasada se confirmara su fecha definitiva: el viernes 30 de noviembre.

“Es un día histórico”, ha explicado en rueda de prensa la responsable municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, para intentar transmitir la trascendencia que para el equipo de Gobierno tiene la aprobación de esta medida, que restringirá el acceso al centro de todos los vehículos contaminantes sin etiquetas y priorizará el acceso al área de los residentes.

Sabanés hizo hincapié en que la medida se toma principalmente “por la salud” de los madrileños y para cumplir el mandato de la Unión Europea de reducir las emisiones contaminantes en Madrid. “El tiempo de medidas suaves y para no molestar ya pasó”, ha dicho de forma elocuente.

La novedad más importante que ha ofrecido el Ayuntamiento es el calendario de puesta en marcha de Madrid Central y las fechas a partir de las cuales se podrán solicitar las autorizaciones y cuándo se empezará a multar. La medida entrará en vigor el 30 de noviembre, pero no será hasta después de las fechas navideñas cuando el Ayuntamiento ponga en marcha el sistema de vigilancia por cámaras. Desde ese momento se abrirá un periodo de gracia de dos meses, durante los cuales se enviarán cartas a los infractores. En marzo arrancarán las sanciones.

La llegada de Madrid Central llega con más de 1.000 nuevas plazas verdes de aparcamiento en todo Madrid Central, ha indicado el concejal de Centro, Jorge García Castaño. Se crearán gracias a la eliminación de toda la zona azul, en un proceso de transformación que se ha ido ejecutando durante los últimos meses, así como la creación de nuevas bandas de aparcamiento para motos.

El Ayuntamiento ha aprovechado la rueda de prensa para explicar que los residentes empadronados que tengan coches a su nombre no tendrán que preocuparse por registrarse en el nuevo sistema de Madrid Central. “Todos los coches a su nombre serán dados de alta de forma automática”, ha señalado Paz Valiente, coordinadora de Movilidad.

La puesta en marcha de Madrid Central será vigilada de forma muy estrecha por parte del Ayuntamiento, con un seguimiento de sus diferentes ámbitos pero especialmente observando los datos de la renovación de flota por parte de los proveedores, ha explicado Valiente. Los vehículos de reparto más contaminantes tienen un periodo de gracia de un año, según la normativa.

La batalla judicial, en ciernes

Madrid Central se pondrá en marcha si consigue evitar los palos en las ruedas que, posiblemente, le pondrán al Ayuntamiento los colectivos que se oponen a la medida, con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, a la cabeza. El gobierno regional, que el pasado viernes se reunió con el consistorio para limar asperezas y crear una comisión de movilidad conjunta, ha pasado a la ofensiva y pide la retirada completa del proyecto. Es probable que algunos Ayuntamientos de la región gobernados por el PP le secunden en su ataque a la normativa municipal, al igual que sucedió con la que presentó Alcorcón contra el protocolo anticontaminación hace dos años, que sigue estancada en el TSJM.

Empresarios de Madrid, que han creado un lobby para retrasar sine díe la puesta en marcha de este área de bajas emisiones, se manifestaron a la puerta del Ayuntamiento este lunes días después de iniciar una recogida de firmas contra la medida. De momento llevan poco más de 2.500 apoyos online.

Los empresarios estuvieron acompañados por los portavoces municipales de PP y Ciudadanos, que exigieron la paralización de la entrada en vigor. Martínez Almeida, el portavoz popular, ha anunciado la presentación de un recurso ante el TSJM contra la Ordenanza de Movilidad. El responsable de movilidad del PSOE en el Ayuntamiento, Chema Dávila, se manifestaba de forma vehemente contra este intento de paralización en Twitter:

“Quien se ponga enfrente de Madrid Central se está poniendo enfrente de tres administraciones (por el Ayuntamiento, el Gobierno de España y la UE) y de un movimiento vecinal que lleva 20 años reivindicando este momento”, ha replicado García Castaño. “Las competencias en calidad de aire y en movilidad son de este Ayuntamiento”, puntualizó Inés Sabanés, quien ha recordado que la Comunidad de Madrid solo tiene competencias en lo relativo al transporte público. “Lo demás es vulnerar el principio constitucional de autonomía local”. Y añadió que el consistorio tiende la mano al Gobierno regional para trabajar en la mejora del transporte en la comisión técnica que se propuso el viernes.

Más información: