#MeGustaMalasaña2, la película que nos devuelve las noches de los 80 | Somos Malasaña

#MeGustaMalasaña2, la película que nos devuelve las noches de los 80

Este jueves se estrena el tráiler de #MeGustaMalasaña2, película de Juanjo Castro que nos muestra cómo era la noche de la Malasaña de los 80 a través de testimonios de quienes la vivieron. La cinta aún no tiene fecha oficial de estreno

Imagen promocional de la película documental #MeGustaMalasaña2

El director y realizador Juanjo Castro reincide en su labor de documentalista independiente y también en la temática elegida para su nueva película: Malasaña. Si en abril de 2017 estrenaba #MeGustaMalasaña, filme en el que a través de entrevistas a muchos de sus habitantes trataba de dar respuesta a la pregunta de por qué triunfa tanto esta zona de Madrid y se centraba en su vida diurna, en #MeGustaMalasaña2 -su nuevo proyecto cuyo tráiler se estrena este juevespone el foco en la noche malasañera y, muy en especial, en la de los años 80, aquella que le dio fama en todo el país y parte del extranjero y que dotó al barrio de la personalidad única que aún hoy le acompaña; la noche ochentera que se vivía en los bares de la época, grandes protagonistas de la cinta de Castro.

Nada que ver con cualquier panegírico sobre La Movida que se haya hecho, #MeGustaMalasaña2 da voz a personas anónimas -en su mayoría- que recuperan la memoria de la Malasaña de aquel tiempo echando mano de los recuerdos de lo que vivieron. Sus testimonios se suceden delante de la cámara del realizador pintando una imagen de calles mal iluminadas, fachadas desconchadas, droga y antros efervescentes pero diseminados. Intercalado entre tantas voces, el proyecto saca a la luz un importante archivo fotográfico. La película aún no tiene fecha de estreno.

SOMOS MALASAÑA (SM): ¿Cuándo surge la idea de reflejar en un documental las noches de los 80 en Malasaña a través de sus bares de copas?
JUANJO CASTRO (JC): Tras haber hecho #MeGustaMalasaña, sin querer me llega mucha información de la noche del barrio y, como en la primera parte trato de la actualidad de la zona y de su día, me pareció interesante hacer una parte dedicada a la noche, pero a la noche de los 80, que fue la que viví.

SM: Hablas de las dos películas como de dos partes de un mismo proyecto…
JC: ​La principal diferencia entre ambas es lo que he comentado, que #MeGustaMalasaña2 se centra en la noche de los 80, por eso la gran mayoría de las entrevistas se realizaron en horario nocturno, en el barrio de Malasaña, y con la gente caminando. Otra de las diferencias es la utilización de imágenes de archivo, principalmente fotografías, en esta nueva cinta. He podido contactar con un fotógrafo que estuvo por Malasaña desde 1980 hasta el año 2000 haciendo fotografias a la gente -y que cobraba por ello- y también con Menchu Redondo, que hizo infinidad de fotos en el Agapo. Parte del material de ambos se ha incorporado a este nuevo documental que, si bien se basa como el primero en entrevistas, tendrá una forma diferente al tener también que trabajar con material de archivo.

SM: Y parte de la originalidad de una película sobre la época de la archifamosa Movida la hallamos en el hecho de que decidiste prescindir de nombres conocidos para hablar de ella. ¿Cómo has ido contactando con las personas que salen en el documental?
​JC: No es una película sobre La Movida, sino sobre los años y los espacios físicos en los que, efectivamente, se dio La Movida. Desde el principio decidí optar por gente ‘no conocida’ para hablar de la época, creo que dar voz a pinchadiscos, camareros, etc permitía ofrecer una ‘nueva visión’ de aquellos años. A la gente que sale en la cinta la fui conociendo sobre la marcha. Es decir, unos me llevaban a otros. El hecho de hacer el documental yo solo me permitía esa libertad de trabajar. Por una vez, el no tener dinero era una ventaja.

Juanjo Castro

SM: Los bares son grandes protagonistas de tu cinta, ¿cuál fue su importancia en aquella época?
​JC: Creo que fue fundamental ya que no sólo eran sitios para beber. Se convirtieron en puntos de encuentro para proyectos artísticos, culturales y empresariales. Para decirlo con una palabra de ahora, serían algo así como coworkings, en el que gentes de distintas áreas tenían un espacio común donde compartir ideas.

SM: Con el paso del tiempo, la noche de aquella época se ha mitificado mucho. ¿También se verán sus peros en tu película?
JC: ​Creo que siempre se mitifica lo que uno vivió a sus 18 años. Sin duda, este barrio se convirtió entonces en un referente para mucha gente y lo ha seguido siendo todos estos años. Por otra parte, obviamente tenía que tocar el tema de la droga en el documental, pero no lo hago tanto desde el consumo sino que me centro en el hecho de que en el barrio se vendía mucha droga. Eso marca visualmente un barrio. Había gente apostada en las calles que ofrecía droga y en lugares muy céntricos como la misma Plaza del 2 de mayo o la calle San Vicente Ferrer. La gente que no conoció la Malasaña nocturna en los 80 va a descubrir un barrio muy diferente al que es ahora con camellos, pero también con una pobre iluminación de las farolas, fachadas destartaladas y calles en las que no había tantos bares y locales como hay ahora. Y Malasaña también era como era Madrid. No nos damos cuenta de cómo ha cambiado la ciudad y el barrio para bien.

SM: La música tuvo una importancia capital en los 80 ¿Quién firma la de tu documental?
JC: ​La música fue fundamental entonces, pero en el documental no me centro en los músicos sino en bares que, de repente, subieron el volumen de la música y crearon una nueva figura, la del pinchadiscos. Cada bar tenía su propio estilo musical, su propia personalidad y eso los hacía atractivos. Por eso hablo de El Penta -el primero en abrir- o de La Vía Láctea, que siguen abiertos, pero en el documental también se mencionan muchos otros, como los desaparecidos Agapo y King Creole. Lo que sí habrá en la película es alguna canción en acústico y, entre otros, colaboran Cañones y Mantequilla, un grupo de la época cuyos integrantes son, además, vecinos del barrio. El resto de canciones son un sorpresa para cuando se vea #MeGustamalasaña2.

SM: Guión, grabación, montaje… En la película tú te lo guisas y te lo comes todo. ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de esa forma de trabajar tuya absolutamente solitaria?
​JC: El hecho de hacerlo todo, menos la música, me recuerda al trabajo del escritor o al de un pintor, que se enfrentan también en solitario a una obra. Una de las ventajas es que dispones del tiempo como te convenga y que al grabar sólo, sin un equipo alrededor, a la persona entrevistada, a los cinco minutos ésta ya se ha olvidado que está siendo grabada y se siente más cómoda. No hay un ‘graba’ o un ‘corten’, con lo que el entrevistado pierde la noción de ser grabado, se siente más agusto y todo sale más natural. Por otra parte, no trabajo sobre un guion sino que me dejo llevar por la gente que voy entrevistando. Cuando ya llevo unos cuantos grabados es cuando tengo claro hacia dónde voy a ir y, luego, en montaje le voy dando forma. Es decir, no sigo el esquema profesional de preparación-rodaje-postproducción. Esto te permite estar muy alerta y seguir un camino que desconocías al principio del proyecto.

SM: Hoy estrenas el tráiler de la película pero, ¿para cuándo el estreno de la cinta en sí y cómo podrá verse?
​JC: La verdad es que no sé cuándo será el estreno. Al ser una producción tan independiente debo buscar el momento que me permita obtener la máxima repercusión posible. Es un documental que he producido yo y está hecho durante los huecos que me han ido dejando mis trabajos, esos encargos audiovisuales alimenticios que me permiten mantenerme y financiarme los proyectos propios. Como siempre, tras el estreno, se podrá ver online en mi web y el DVD saldrá a la venta en alguna tienda de Malasaña. También habrá alguna cadena de televisión o plataforma audiovisual que lo emita, pero todo está por verse.

SM: ¿Qué recorrido crees que le espera a tu película y, por cierto, cómo sigue funcionando la primera, #MeGustaMalasaña?
​JC: El documental en general, tiene un camino complicado y más si es independiente como éste. Espero que la gente que lo vea descubra otra Malasaña y compruebe cómo ha cambiado el barrio. Lo que seguiré es con una distribución independiente. La anterior cinta, #MeGustaMalasaña, la estamos proyectando en bares, asociaciones, etc. Es decir, donde haya un proyector y una pantalla, allí estará. Por supuesto, continúa disponible en mi web, tanto online como en DVD.

SM: ¿Habrá un #MeGustaMalasaña3?
​JC: Mi intención es hacer ficción, pero es muy compleja de producir. Estoy dándole vueltas a una historia pero, mientras, seguro que me dará tiempo a hacer otro proyecto documental, aunque no sé si será #MeGustaMalasaña3

#MeGustaMalasaña2 tiene una duración de 65 minutos y para su realización Juanjo Castro ha entrevistado delante de la cámara a 28 personas. La grabación de la película comenzó en julio de 2017 y el último mes de grabación fue septiembre de este año.