Sólo el 10% de los comercios de Malasaña cuenta con una entrada accesible | Somos Malasaña

Sólo el 10% de los comercios de Malasaña cuenta con una entrada accesible

Tras recorrer más de 50 calles y visitar más de 1.000 establecimientos comerciales, la Comisión de Movilidad y Accesibilidad de la plataforma vecinal SOS Malasaña ha elaborado un completísimo informe en el que detalla y denuncia lo difícil que es moverse por Malasaña, algo "que nos afecta a todos" y para lo que pide soluciones

Rampa de entrada a la oficina de Correos de la calle Pizarro | SOMOS MALASAÑA

Miembros de la plataforma vecinal SOS Malasaña, agrupados en una comisión ad hoc, han presentado al Ayuntamiento un detallado informe en el que denuncian las dificultades de accesibilidad y movilidad de locales y calles del barrio. El próximo jueves llevarán al pleno del distrito una petición para que Consistorio y grupos políticos trabajen por la «accesibilidad universal y en apoyo a las personas con diversidad funcional».

«Entendemos que el problema de la movilidad y accesibilidad es uno de los más importantes que hay en Malasaña-Universidad, al igual que sucede en otros barrios del distrito Centro de Madrid. Aunque, en teoría, todo el mundo reconoce esta realidad, a la hora de la verdad es el gran olvidado y muchas veces ni se menciona y cuando se hace una relación de las dificultades y carencias del barrio se encasilla residualmente en la categoría de ‘otros problemas’. Precisamente, la falta de reconocimiento, de su exposición y de una mención clara y persistente de esta realidad nos desorienta a la hora de afrontarla, impidiendo abordarla con seriedad y rigor para proponer medidas concretas encaminadas a encontrar soluciones. Resolver el problema de la falta de accesibilidad y de movilidad significa sencillamente conseguir que todas las personas podamos movernos libremente por nuestra ciudad, que podamos ejercer los mismos derechos y tener las mismas oportunidades para disfrutar de los espacios y servicios que nuestros barrios y ciudades ofrecen. Así de claro y de sencillo tendría que explicarse y entenderse», apunta el dossier presentado.

Para su elaboración, los vecinos han realizado durante semanas un trabajo de campo mediante «paseos exploratorios» consistentes en recorrer calles, observar y escuchar a vecinos y vecinas, anotar y fotografiar el «lamentable estado en que se encuentran las aceras, el arbolado, la calzada, los parques y plazas». La comisión ha recorrido más de 50 calles y visitado más de 1.000 comercios. Todo ello les ha llevado a concluir que «lejos de pensar que es un problema residual, minoritario y que solo afecta a unos pocos, es un problema que nos debe preocupar a todos, independientemente de la situación concreta en la que nos encontremos en un momento dado de nuestras vidas, todos podemos tener dificultades para la movilidad, podemos sufrir una caída, una lesión o una enfermedad que nos dificulte la movilidad. Todos y todas nos haremos mayores o podemos tener la necesidad de llevar a nuestros bebés en un cochecito de ruedas o de tener que utilizar un carrito de la compra». «Creemos que con los datos recogidos es más que suficiente para hacer un diagnóstico claro de la situación y poder realizar una serie de propuestas concretas de actuación urgentes».

La comisionada de Malasaña, Mar Barberán, ha sido la primera persona a la que se le ha presentado de manera oficial el informe que, según SOS Malasaña, ha sido recibido con interés y con la promesa de Barberán de estudiarlo con detenimiento y actuar en consecuencia. La comisión también espera poder hacerlo llegar a los distintos grupos políticos con el objetivo claro de que lo tengan en cuenta de cara a la elaboración de sus próximos programas electorales.

Los principales problemas detectados y de urgente solución, según el informe vecinal, tienen que ver con el mal estado del pavimento, la ocupación de aceras y espacios públicos y la falta de empatía ciudadana y empresarial en general.

Mal estado del pavimento

«Las aceras y las calzadas de nuestro barrio, se encuentran con roturas, placas y adoquines levantados y sueltos, agujeros, socavones, alcorques sin rasear… Estos últimos merecen una mención especial, al no estar atendidos ni contar con la debida protección para evitar la caída en ellos de los peatones. Han de ser repoblados debidamente con nuevos árboles y muchos de ellos desencharcados. Los bordillos, especialmente en los cruces de calles y en los pasos de cebra, están en un estado penoso y, en muchas ocasiones, no tienen la altura y el desnivel adecuado. Igualmente ocurre con algunas rampas, que no cumplen con la reglamentación y legislación correspondiente sobre accesibilidad general, ni con las normativas y ordenanzas municipales. Todo ello, supone además un grave riesgo para la seguridad de las personas». Las afirmaciones de SOS Malasaña están acompañadas de abundante material fotográfico como prueba de lo que denuncian.

Una acera, obstruida por sacos de escombros y la otra, por un vehículo en carga y descarga | SOMOS MALASAÑA

Ocupación indebida de aceras y espacios públicos

Según ha podido comprobar SOS Malasaña, bolsas y cubos de basura ocupan todo el espacio de las aceras y coches y motos mal aparcados dificultan el paso con frecuencia. Por otra parte, para la movilidad y la accesibilidad en el barrio problemas de limpieza, como las deposiciones de perros que no son recogidas por sus dueños, así como elementos abandonados suponen una dificultad frecuente y añadida. «Hay una ocupación permanente de las aceras con basuras, cubos que en muchas ocasiones ocupan todo su espacio, a lo que habría que sumar que no se respetan los horarios legalmente establecidos para sacarlos a la calle. También encontramos bolsas, cajas, desechos, muebles y electrodomésticos abandonados por incívicos».

De igual modo, denuncian la ocupación «excesiva» de aceras, en volumen y en el tiempo, de los desechos y «reposiciones» de los comercios, especialmente supermercados, tiendas de alimentación, fruterías y establecimientos hosteleros «con el consentimiento de la Policia y de la Administración».

Los contenedores de obra de rehabilitación de construcción y los contenedores de reciclaje de residuos son otros problemas para la movilidad. El informe denuncia que, aún sabiendo que son necesarios, «no siempre se ajustan a las normativas y hay muchas veces que superan el tiempo para su retirada, o sus contenidos y sus formatos exceden lo legal». En cualquier caso, exigen una mejor gestión.

Por último, las terrazas, «uno de los grandes atractivos de nuestra ciudad», dificultan el paso de las personas en muchas ocasiones y son difícilmente accesibles en otras, según el informe.

En algunas calles del barrio las aceras son tan estrechas que no merecen ni ese nombre. En la imagen, calle Molino de Viento | SOMOS MALASAÑA

Falta de concienciación y empatía ciudadana y empresarial

Que la gente, en general, no está concienciada sobre los problemas de movilidad y accesibilidad a los que se enfrentan a diario muchos de sus vecinos es algo que han constatado desde SOS Malasaña, que también denuncia «las irregularidades que cometen algunas empresas al utilizar los espacios públicos para usos privados, usando las calles como almacenes y cuartos de basuras para las sobras y repuestos de sus negocios».

El poco cuidado de algunos empresarios para hacer sus locales accesibles, impidiendo la utilización y el uso de los mismos para todos, es otra de las preocupaciones mayores. «Sorprende ver que se sigan dando licencias para abrir negocios que, incluso habiendo sido reformados recientemente, no son accesibles. No hablamos ya de que cuenten con aseos adaptados y espacios y recorridos accesibles con mostradores, probadores o barras, que permitan su uso a personas en sillas de ruedas o con disfuncionalidades visuales, auditivas o sensoriales. Es que se incumple permanentemente la legislación y las normativas europeas de accesibilidad universal ya aprobadas y que el Ayuntamiento debería exigir, facilitando y no entorpeciendo con trabas y ordenanzas obsoletas, alejadas de los tiempos que vivimos, el conseguir una ciudad abierta, tolerante y para todos».

«Como ejemplo de este punto, decir que hemos visitado más de 1.000 locales comerciales, tiendas y bares , el 99% de los que hay en el barrio, y no llegan a 100 los que cuentan con una entrada accesible«. «No queremos ir a locales insolidarios, despreocupados por las personas diferentes y con problemas de movilidad. No queremos que se dé una licencia municipal más de apertura a locales que no cumplan las condiciones de accesibilidad».