Conseguir para Malasaña más zonas verdes y deportivas es solo cuestión de voluntad política | Somos Malasaña

Conseguir para Malasaña más zonas verdes y deportivas es solo cuestión de voluntad política

Con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, ¿algún partido se atreverá a abrir un melón que paliaría, en parte, la tradicional falta de espacios verdes y deportivos en Malasaña? No haría falta ni construirlos porque, ¡oh, sorpresa!, ya existen

Pistas deportivas del instituto San Mateo, de fácil acceso independiente desde la calle del mismo nombre | GOOGLE MAPS

Escudándose en la falta de espacio físico en un área tan urbanizada como Malasaña no ha habido gobierno municipal que haya dado respuesta a dos reivindicaciones históricas de los vecinos de Universidad como son ganar nuevos espacios verdes y habilitar zonas para la práctica deportiva. A los habitantes de Centro que piden disfrutar de algo tan normal y perfectamente entendible como lo expuesto se les ha estado señalando el camino del exilio como respuesta, cuando no se les ha mentido descaradamente: porque sí, es posible satisfacer ambos deseos. Es más, es posible hacerlos realidad con poco más que empeño.

No haría falta expropiar ni derribar nada, sólo dialogar para abrir al gran público lo que ya existe: por increíble que parezca, hay más de 34.000 metros cuadrados verdes en el barrio -y en otras zonas muy próximas- vetadas a la ciudadanía sin razones de fundamento conocidas para que así sea; en cuanto a espacios para la práctica deportiva, los centros de enseñanza públicos poseen pistas de fútbol y de baloncesto desaprovechadas fuera del horario escolar.

La asociación vecinal ACIBU viene reclamando desde hace años el derecho a disfrutar de esos espacios que tiene la ciudadanía, especialmente en una zona sin más alternativas. Sin embargo, sus demandas han caído siempre en saco roto, postergadas quizá por la urgente y sempiterna necesidad de atender otros asuntos, como si éste fuera algo menor. En la agenda del movimiento vecinal más pujante actualmente en la zona, la plataforma SOS Malasaña, tampoco entra, al menos por el momento, esta reivindicación.

En 2016, a propuesta del PSOE, incluso llegó a aprobarse en la Junta Municipal de Centro una iniciativa de la que nada se ha vuelto a saber y que contemplaba abrir al público los jardines de los palacios Bauer, Parcent y Liria; el de la Universidad Central de San Bernardo y los del convento de las Salesas. Un poco antes, en 2015, era el mismo concejal de Centro, Jorge García Castaño, quien apuntaba su deseo de abrir al barrio las pistas deportivas de los colegios. El tiempo pasa, la legislatura se agota y todo tiene pinta de que quedará en buenas intenciones. Nada nuevo bajo el sol.

Con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, ¿algún partido se atreverá a abrir un melón que paliaría, en parte, la tradicional falta de espacios verdes y deportivos en Malasaña? ¿Hay voluntad política para abordar este asunto? Es de suponer que las distintas formaciones estarán ahora cerrando los programas electorales con los que concurrir a los comicios locales. ¿Alguien dará un paso al frente?

Estos son algunos de los espacios en los que la voluntad política posibilitaría su uso y disfrute:

JARDINES

1. Universidad Central 6.500 m2

Jardines de la Universidad Central de San Bernardo | GMAPS

Jardines de la Universidad Central de San Bernardo | GMAPS

A este espacio se llega a través de unos enormes portalones situados en la calle Amaniel. En él se encuentran varios ejemplares de árboles con gran valor, entre ellos una encina de más de 250 años. Aunque su superficie ha perdido el césped y la tierra propios de un jardín en favor de un aparcamiento, supone un importante área de esparcimiento por su extensión. Para su apertura al público deberían ponerse de acuerdo Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y Gobierno nacional.

2. Jardines de Parcent (1200 m2)

Jardines de Parcent, del Ministerio de Justicia |GMAPS

Jardines de Parcent, del Ministerio de Justicia |GMAPS

Quizás los jardines vetados más espectaculares. Se trata de más de 1.000 metros cuadrados de terreno en un espacio protegido con árboles singulares y verde césped que permanece oculto tras el muro que lo delimita entre Espíritu Santo y San Vicente Ferrer. Son parte del Ministerio de Justicia.

3. Jardines del palacio de Bauer (400 m2)

Jardines del Palacio de Bauer | GMAPS

Jardines del Palacio de Bauer | GMAPS

El Palacio Bauer es otro buen ejemplo de edificio de titularidad pública con un significativo jardín de 400 metros cuadrados que da a la calle Pozas y que permanece cerrado. Actualmente es sede de la  Escuela Superior de Canto, dependiente de la Comunidad de Madrid. En el siglo XIX se celebraban conciertos en estos jardines.

4. Jardines del Convento de las Salesas (1300 m2)

Jardines de las Salesas (en el centro) |GMAPS

Jardines de las Salesas (en el centro) |GMAPS

Los espacios vinculados a conventos son abundantes en Malasaña y en la zona de Salesas, en el vecino barrio de Justicia. El jardín del Convento de las Salesas cuenta con 1.300 metros cuadrados, casi tanta superficie como la plaza que tiene al lado.

5. Jardines del palacio de Liria (24.000 m2)

Jardines y palacio de Liria, de la Casa de Alba | GMAPS

Jardines y palacio de Liria, de la Casa de Alba | GMAPS

Una de las joyas del barrio de Universidad es el palacio de Liria, edificio del siglo XVIII perteneciente a la Casa de Alba. Sus jardines permanecen bien cuidados y son visibles en parte desde las alturas del Centro Cultural Conde Duque. En 1976, los vecinos de la Asociación de Malasaña ya pidieron a la Casa de Alba que considerara abrir los jardines.  Por aquel entonces, como en la actualidad, la petición cayó en saco roto.

DEPORTE

Nuevo campo de fútbol de Conde Duque | SOMOS MALASAÑA

La remodelación de la pista aneja al centro cultural Conde Duque es la única alegría deportiva que se le ha dado a la zona en la presente legislatura. En la anterior a ésta surgieron polideportivos municipales en las Escuelas Pías de San Antón y en el Mercado de Barceló que en manos de una gestión privada constituyen una oferta de otra índole, que exige pasar antes por taquilla.

A la izquierda, pistas deportivas del IES Lope de Vega | GOOGLE MAPS

Y, sin embargo, ahí están desaprovechadas fuera de horario escolar las pistas de fútbol sala y baloncesto al aire libre del instituto Lope de Vega, las canchas de los colegios Isabel la Católica y Pi i Margall (en este caso un humilde patio) y las instalaciones del instituto San Mateo -estas últimas bien separadas del centro y con entrada independiente-. Comunidad de Madrid y Ayuntamiento deberían ponerse de acuerdo si es que algún día alguien se plantea seriamente que los vecinos del barrio puedan disfrutar de ellas.

En la memoria, la pista multiusos y abierta a todo el mundo que había en el espacio que separa la biblioteca Vargas Llosa del Mercado Barceló y que el ex alcalde Gallardón birló a los vecinos.